Perder de peso ¿Por qué nos cuesta tanto?

Existen muchos métodos que aseguran ser el complemento perfecto y milagroso para perder de peso, unos prometen hacerlo en pocos días mientras que otros certifican ser el acompañante ideal en el suplemento dietético que hayamos decidido emprender a la hora de perder esos kilos no deseados. Por estética o por salud estamos frente a una demanda de cuerpos esbeltos y  delgados, de figuras que se asemejen a esos personajes que encontramos en revistas o programas de televisión.

Perder de peso

Sin embargo, cuando tomamos la decisión de cambiar nuestros hábitos alimenticios en la búsqueda de eliminar esa grasa acumulada y no deseada en nuestro cuerpo, debemos conocer que no existen fórmulas mágicas que nos lleven a ese prototipo de cuerpo anhelado en un tiempo reducido.

Cada organismo trabaja con un tipo de metabolismo diferente, mientras algunas personas pierden de peso de manera muy rápida, otras tienen a duplicar sus esfuerzos para rebajar algunos gramos en varias semanas. Por algo es constante escuchar que no todas las dietas funcionan de la misma manera para cada persona, pues es verídico que lo que puede ayudarte a ti a perder kilos, quizás a mí, no me funcione.

Perder de peso ¿ASUMIMOS EL RETO?

Ahora bien, hemos tomado la decisión de mejorar nuestra salud e iniciar más que una dieta riesgosa, un cambio en nuestros hábitos alimenticios que nos ayudarán a reducir esas reservas de grasa en nuestro organismo. Como lo mencionábamos en párrafos anteriores es momento de dejar a un lado esos mitos de que podemos lograr el peso ideal en pocos días y lucir de manera perfecta ese bikini soñado porque saldremos a tomar sol el fin de semana.

Asume el reto

Antes de pensar en acelerar los mecanismos para adelgazar, debemos considerar el daño que podemos hacerle a nuestro cuerpo exponiéndolo a cambios bruscos y que no nos aportarán nutrientes ni energías.

¡NOS FUNCIONA A TODOS!

Si la dieta de la piña o del pepino le funcionó a mi vecina ¿por qué a mí no? O también nos podemos encontrar con casos como “Invertí mi dinero en pastillas muy costosas que sólo me aceleraron la aparición del acné, me colocaban más ansioso y por lo tanto me daba más hambre” son muchos casos que quizás hayamos escuchado. Lo que sí es cierto es que existen algunos consejos que si funcionan realmente en todos los cuerpos.

Deja el sedentarismo

  1. Aunque no estés acostumbrado, la ingesta de agua ayudará a acelerar el proceso de pérdida de peso.
  2. Elimina los dulces, azúcar procesada o cualquier suplemento que asegure ser dietético.
  3. Abandona el consumo de cervezas o alcohol.
  4. No saltes ninguna comida y menos el desayuno. Reducir de peso no significa que debemos dejar de comer, por el contrario, necesitamos organizar nuestra alimentación de una manera adecuada.
  5. Aléjate del sedentarismo pero respeta tus horas de sueño, el descanso ayudará a tu proceso metabólico a adaptarse a los cambios que hemos emprendido.
  6. Inicia una rutina de ejercicios, no debes invertir altas sumas de dineros ni en equipos, ni en gimnasios. Caminar 30 minutos por día ayudará a perder de peso.