Mi peso ideal

Lograr nuestro peso ideal debería ser nuestro norte a seguir no por estética sino más bien por salud debido a que nos ayudara a preservarnos de muchas enfermedades y dolencias.

Algunas de estas pueden ser hernias, venas varicosas, cálculos biliares, diabetes, problemas cardiovasculares, sobrepeso el cual afectara nuestra columna vertebral, caderas y rodillas, derrames cerebrales, entre otros.

Debemos entender y aceptar el tipo de cuerpo que tenemos ese es el primer paso para lograr nuestro peso ideal.

La solución para el sobrepeso no es medicarse sino más bien ponerle muchas ganas, porque con bastante esfuerzo, mucho ejercicio, una dieta adecuada y mente positiva podemos lograr nuestra meta soñada.

mi peso ideal1

Que quiero comer y que debo  comer

Tenemos que cuidar lo que comemos no podemos dejar que el sabor, el olor y la apariencia de un determinado plato pueda más que nuestra fuerza de voluntad a la hora de elegir lo que debemos comer.

Los productos de origen vegetal no procesados nos producen una sensación de saciedad y satisfacción debido a su alto contenido en vitaminas, minerales y un valor justo de calorías.

En cambios los productos refinados tienen menos volumen, no nos sacian y nos aportan una cantidad excesiva de calorías y en ocasiones llegan a producirnos adicciones.

Las grasas nos aportan más calorías que los carbohidratos y las proteínas, por lo tanto si nuestra meta es recudir  peso sería mejor que no abusáramos de ellas y en caso de consumirlas deberían ser naturales.

Algunos alimentos con grasas naturales son las nueces, las semillas, las aceitunas y los aguacates.

También debemos alejarnos de alimentos light porque estos tienden a engordarnos más y contienen una mayor cantidad de azúcar; otro veneno son las bebidas carbonadas (agua con azúcar), las bebidas alcohólicas y hasta el exceso de jugos naturales debido a que les agregamos azúcar.

Si queremos beber algo, preferiblemente que sea agua que es la única bebida que regulara nuestro organismo y no nos hará daño; aunque no debemos tomarla mientras estemos comiendo para no afectar el proceso de digestión.

ejercitarse

Visión a largo plazo

El sobrepeso no aparece por arte de magia así que echarlo de nuestras vidas por lo menos de una forma definitiva tampoco será un proceso fácil y rápido. El proceso debe ser gradual, para poder adaptar nuevos hábitos y pensamientos hacia una vida sana.

Todas esas dietas mágicas que nos ayudan a perder peso de la noche a la mañana aunque si surten efectos todo será efímero, porque no cambian ni nuestro pensamiento ni nuestros hábitos.

Así que lo mejor es ir cambiando nuestras rutinas, dietas y estilo de vida poco a poco hasta que nos salga natural para lograr así beneficios que perduren por años y que regulen nuestros organismos y estados de ánimo.

El ejercicio es un gran aliado a la hora de controlar nuestra hambre. Ayuda a aumentar el ritmo metabólico para así poder quemar las calorías que tenemos demás en el cuerpo.

Nos ayuda a mejorar el ritmo cardiaco, la circulación, la digestión, el sistema inmunológico y nuestro estado anímico.

Debemos hacerlo con una buena actitud y disfrutar todo el proceso para que así surta mejores resultados.

Dulces antojos

A pesar de que tengamos una voluntad de hierro también tenemos antojos y ganas de comer cosas deliciosas, pero en vez de comer grasas saturadas o cualquier alimento que sea dañino para nuestra salud podemos optar por estas opciones:

avena fria

  • Avena fría y cremosa:

2 tazas de gachas de avena

2 tazas de jugo de naranja

½ taza de nueces trituradas

4-6 tazas de frutas frescas picaditas

Preparación:

Mezclemos los 3 primeros ingredientes y los ponemos en el refrigerador toda la noche. Cuando la vayamos a servirla le agregamos la fruta fresca, algunas opciones pueden ser: manzana, pera, durazno o melocotón, albaricoque o fresa.

granola

  • Granola:

4 tazas de gachas de avena

½ taza de coco seco

½ taza de semillas de girasol o de calabaza.

¾ de taza de nueces (trituradas con una pequeña cantidad de agua)

1 taza de dátiles deshuesados.

¼ de cucharadita de vainilla

4 cucharadas de jugo de manzana bien concentrado o de miel.

Preparación: Se deben mezclar bien todos los ingredientes y extenderlos en una bandeja para hornear. Colocarlos  en el horno a una baja temperatura hasta que los ingredientes estén dorados y crujientes.

Cada cierto tiempo hay que estarlos removiendo para que se doren de manera uniforme y no se quemen.

Así que bien cuando sintamos esos antojitos lo que debemos es buscar recetas saludables para así darnos el gusto.