Efectos de la radiación en el desarrollo de células cancerígenas

La radiación no es más que la emisión de energía en forma de ondas electromagnéticas o partículas. Los átomos dentro de la materia nunca están quietos, así que producen energía en su movimiento. Por tanto, en cierta forma, todos los elementos son radiactivos, unos más, otros menos. El movimiento de los átomos genera ondas de energía como las que causa una piedra que cae al agua de un lago calmado. Dependiendo de la fuerza de las ondas lo que esté atravesado en el camino será afectado de cualquier manera.

A partir de aquí, podemos comenzar a adentrarnos en el terreno de los efectos que puede tener la radiación en el cuerpo humano. Gracias a las películas de ciencia ficción no nos cuesta imaginar que alguien adquiera “súper poderes” después de estar expuesto a cierto tipo de radiación. Así que les pregunto ¿Qué súper poder prefieren? ¿Súper fuerza? ¿Volar? ¿Cáncer? Sí, es triste, desde que se estudia el efecto de las dos bombas atómicas en Japón (1945) se desmorona el sueño de los x-men.

Muchos pasamos nuestra infancia escogiendo entre sueños el poder de los súper héroes mutantes que inundaron la pantalla de nuestros televisores durante nuestros años mozos, y no tanto. Sea por radiación o por otras causas tenían “súper poderes”. Pero lo cierto es que la exposición a la radiación intensa no nos hará parientes de Hulk, el gigante verde, pero sí nos puede volver pacientes de hospital.

¿Es realmente perjudicial la radiación?

La radiación no es mala en sí misma, vivimos rodeados de ella todo el año. Incluso hay radiaciones muy agradables, como los rayos solares o las imágenes de un televisor durante una buena película. Todo depende de una multitud de factores que influyen en el efecto biológico de la radiación, como la cantidad de radiación efectiva. La radiación efectiva (la que causa efecto en el cuerpo humano) se mide en miliSieverts (mSv).

Las ondas electromagnéticas pueden generar ionización en las moléculas de las células, por lo que el funcionamiento o estructura de estas puede verse alterado. Si la molécula afectada por la radiación es el ADN, puede haber un daño serio en la célula y la salud de la persona afectada. Se dan las famosas mutaciones, es decir, cambios en la célula y los tejidos del cuerpo. Así que, básicamente, una persona afectada por la radiación es un mutante, pero sin habilidades extraordinarias.

De hecho, podemos hallar en línea una multitud de reseñas sobre los experimentos radiactivos hechos con moscas de la fruta. Hasta ahora no ha salido ninguna con ojos laser o garras de adamantium. Pero no hay duda de que son mutantes. Los insectos implicados en los experimentos presentaron notables cambios en la forma y color de sus cuerpos, quedaron más feas de lo normal.

Cuanta radiación perjudica al ser humano

Entre 0,01 y 100 miliSieverts (mSv) no hay efectos clínicos en el cuerpo. Pero si hemos estado expuestos a cifras entre los 200 y 10.000 mSv tenemos permiso total para asustarnos. Una dosis de 7.000 mSv puede matar a un ser humano.

En primer lugar, no es dañina en sí misma. En segundo lugar, los efectos en nuestro cuerpo dependen en gran medida de su intensidad. Por último, lo mejor es estar lejos de fuentes de radiación intensa o no exponerse por mucho tiempo a estas.